El remodelar o construir conlleva una planificación y organización, sabemos que esto puede ser un proceso muy demandante tanto económico como emocionalmente.

Es por eso que muchas veces entre tantos pendientes (o desinformación) se suelen pasar por alto ciertos aspectos que pueden perjudicar la obra.

Aquí te mostramos cuáles son los principales errores y cómo evitarlos.

  1. Hacerlo por partes

Sabemos que construir conlleva una inversión fuerte, pero construir por partes definitivamente puede significar una inversión mayor que la del presupuesto inicial, pues los precios del material aumenta conforme pasa el tiempo.

Dejar una obra en pausa puede significar pérdidas según la fase en que se encuentre, además de que el permiso de construcción se otorga por cierto tiempo, una vez transcurrido ese tiempo es necesario volver a tramitarlo.

  1. Muchos arreglos = poco espacio

Construir sin planos arquitectónicos y sin una planificación previa puede generar errores o imprevistos en la obra pues resulta que quizás un muro no se ve como tu esperabas y ahora arreglarlo conlleva plantear una solución en base al muro que ya está (en especial cuando se trata de muros estructurales).

Un arquitecto puede brindarte una distribución adecuada de espacios y aprovechar al máximo tus recursos. No dudes en contactarnos.

  1. No pensar en el gusto del usuario final

A menudo los propietarios optan por construir departamentos con el fin de rentarlos o venderlos, el error es que estos son construidos en base a sus gustos sin considerar al usuario que desea alojar en ellos, es necesario colocarse en los zapatos del usuario y analizar cuáles serían sus necesidades si fuese a vivir ahí. Recuerda que no es lo mismo un espacio para 2 que uno para 5.

  1. No analizar el proceso de construcción

No llevar un orden de ejecución de obra puede significar daños en otras partes de la construcción, por ejemplo, realizar los revestimientos de muros es un trabajo donde es inevitable no derramar material en el suelo, es por ello que una vez que estén listos los muros, se procede a colocar la loseta o el acabado que sea de tu gusto, pues de lo contrario éste podría mancharse o en el peor de los casos dañarse.

  1. No analizar si se está dañando a la estructura original.

¿Tienes una casa de un nivel y construiste un segundo piso? Si la cimentación de tu casa estaba planeada para soportar el peso únicamente de la estructura existente, agregar un segundo piso sin contemplar la carga estructural de ésta, puede poner en riesgo la estructura original de tu casa y causar daños irreversibles.

Si planeas hacer una intervención de esta magnitud es importante que te asesores con un ingeniero que haga los cálculos y análisis correspondientes.

  1. Darle más importancia a los detalles cosméticos que a los detalles necesarios

Sabemos que la parte estética es importante pero no sirve de mucho que algo esté “bonito” si por dentro no funciona.

Es importante cerciorarse que toda construcción o proceso este hecho correctamente y una vez que los detalles básicos y esenciales estén cubiertos entonces ya se puede pasar a los detalles estéticos.

  1. No pensar en los gastos imprevistos.

En un presupuesto siempre se debe de destinar un porcentaje del capital para gastos imprevistos pues por más que se eviten siempre suelen aparecer por cuestiones fuera de nuestras manos.

Estar prevenido evitará que tengas que detener tu obra por falta de dinero o que el tiempo de ejecución sea más largo.

https://www.houzz.com/magazine/2018-u-s-houzz-and-home-study-renovation-trends-stsrsivw-vs~110207375

  1. Querer ahorrar en materiales baratos

Un precio bajo siempre es atractivo, pero el ahorro de hoy puede ser un gasto doble el día de mañana. En la construcción la calidad en los materiales es primordial y el precio puede ser un indicador de la durabilidad o eficiencia de estos. Es mejor invertir un poquito más, que a la larga tener que reemplazar materiales que resultaron no funcionar como tu esperabas.

  1. Punto de rocío condensación

En Baja California, considerando Tijuana, Ensenada, Playas de Tijuana y otros lugares costeros, lidiamos con la humedad, durante las mañanas solemos amanecer prácticamente entre las nubes. 

Si prestamos atención, las plantas y el pasto, amanecen prácticamente mojados. Esto se debe al punto de rocío o de condensación, donde la temperatura del objeto es menor que la del ambiente y condensa el agua en él.

Sin embargo, también es importante considerar la condensación dentro del hogar. Pensemos un momento en las habitaciones donde generamos humedad.

Probablemente pensaste en el baño y una ducha caliente, no olvidemos que también en el cuarto de lavado trabajamos con humedad, y en la cocina ni hablar.
Si en tu casa no tienes una campana de vapores, revisa el techo por manchas, probablemente ya estés pensando en darle una mano de pintura.

También pensemos que como humanos, exhalamos vapor y de igual manera, al hacer ejercicio, nuestra transpiración genera vapor. Así que si en tu casa tienes un área para hacer ejercicio será importante considerar si se puede generar condensación.

Si quieres entender este tema con más profundidad, te recomendamos leer este artículo https://concontainers.com/condensacion-en-casa/

  1. Olvidar la iluminación

No contemplar la iluminación natural en un espacio puede traer consigo problemas de humedad y un gasto energético mayor pues si una habitación no está lo suficientemente iluminada tendrá que recurrir siempre a una iluminación artificial.

No colocar ventanas (o colocar ventanas no lo suficientemente grandes de acuerdo al tamaño de la habitación) representa también una falta de ventilación y con ello que un espacio sea muy caliente y poco cómodo.

  1. Pasar por alto la orientación del terreno

Por querer conservar cierta vista o simple gusto no se contemplan los efectos que una mala orientación puede traer consigo como un mal asoleamiento y poca ventilación, solo por mencionar algunos.  

Una orientación adecuada tomando en cuenta los factores naturales del terreno puede hacer que una vivienda sea eficiente energéticamente.

  1. Obviar los aislantes y la impermeabilización

Al construir podemos tener la impresión de que los muros nos cubrirán de los elementos de la naturaleza, pero hay que prepararlos para esto. 

Existen materiales y aditivos que debemos utilizar en la construcción para evitar goteras, así como casas con climas extremadamente fríos o calientes.

Recuerda que la impermeabilización tiene un desgaste por los cambios de temperatura y deberás darle mantenimiento para que este siga funcionando.

Considera el clima de tu región y prepara tu casa para resistir al medio ambiente. Te recomendamos leer nuestros artículos pasados para entender mejor el tema.

https://capitalarquitectura.com/diseno-y-medio-ambiente/

https://capitalarquitectura.com/controla-el-clima-interior/

En Capital Arquitectura podemos resolver tus dudas y preparar tu proyecto de remodelación  para que sea bello y funcional. ¡No dudes en contactarnos!

Aylin Barriba Campos.

Open chat
1
Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?