El clima es un elemento parte de las características naturales de un lugar y a su vez está compuesto por una serie de factores y parámetros que influyen en el diseño de las edificaciones, tales como la temperatura, humedad, precipitación y vientos. 

Estos parámetros pueden aportar beneficios o perjuicios a tu hogar según el diseño de éste, es por ello que, si tienes en mente construir una vivienda.



Aquí te explicamos qué aspectos debes tener en cuenta para que puedas aprovechar al máximo los beneficios que estos recursos naturales pueden aportar a tu hogar y con ello generar condiciones óptimas de confort.

Saber que estilo le corresponde a tu ubicación

Es importante identificar el tipo de clima de tu región, esto definirá las características más importantes de tu vivienda que ayudarán a crear un mayor confort dentro de esta.

Por ejemplo, si planeas construir en una región cálida, tu edificación requerirá de un diseño que asegure un interior fresco.

Esto lo podrás lograr a través de materiales que sean aislantes del calor, un diseño preferentemente vertical con techos altos, procurando una orientación de acuerdo a los vientos que favorezca la ventilación a través de las ventanas, así como también elementos que generen sombra y protejan de la radiación solar.

En cambio, si es una región fría, necesitarás un diseño que te ayude a mantener el interior aislado de las bajas temperaturas.

Tener muros gruesos, preferentemente un diseño horizontal, orientándolo hacia el sol para ganar el máximo de calor y luz natural, una colocación estratégica de ventanas preferentemente pequeñas para que haya un menor paso del frío, pero a su vez permitan ventilación para eliminar el exceso de humedad.

Entender el comportamiento del clima en tu región te ayudará a definir las características más importantes de tu proyecto que brinden confort, en base a eso podrás elegir elementos más particulares de diseño vallan acorde.

Entender la vegetación de la región

 La vegetación puede ser un aliado muy fuerte en el diseño pues influye directamente en cuestiones de temperatura y también puede ser un excelente elemento que brinde estética.

Esta depende completamente del clima de la zona, es por eso que es importante conocer cuál es la vegetación que crece naturalmente en tu región, así como también cuales se adaptan fácilmente, de esta manera podrás aprovechar los beneficios que te pueden brindar, de lo contrario será difícil mantenerla.

En la variedad podemos encontrar vegetación de interior que puede ayudarte a una absorción acústica además de ser capaces de regular la temperatura en un espacio cerrado y permitir la frescura en el ambiente.

También hay vegetación para exterior que te ayudará a generar sombra y bloquear el paso de la radiación solar al interior. Todo dependerá de cuál sea tu objetivo.

Ahorros al diseñar de acuerdo a tu localidad.

Un diseño acorde a las características físicas y naturales del entorno que lo rodea, con un correcto aprovechamiento de los recursos naturales (sol, vegetación, lluvia, viento) puede disminuir el impacto ambiental y el gasto energético. 

Al aprovechar la luz solar disminuye la necesidad de energía eléctrica, aprovechar la ventilación natural ayudará a disminuir la temperatura y con ello el uso de sistemas de enfriamiento. 

La implementación de sistemas como de recolección de agua de lluvia o paneles solares pueden significar una inversión, pero a la larga el ahorro que te generarán superará el costo de instalación o mantenimiento.

La utilización de materiales de la región te ahorrará costos de traslado de material, por ejemplo no es lo mismo elegir un granito mexicano a un granito brasileño. Es importante que te asesores correctamente, existen diferentes alternativas, explora las posibilidades.

Definir y comprender todos estos aspectos puede ser complicado, pero recuerda que siempre habrá profesionales dispuestos a orientarte y brindarte soluciones de acuerdo a tus necesidades y presupuesto.

Aylin Barriba Campos.

Open chat
1
Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?