Imagina que te estás preparando para una carrera de varios kilómetros, pero sabes pocas cosas sobre la ruta. A lo lejos puedes ver la meta, entre dos colinas que parecen estar muy alejadas. Sin embargo la ruta se esconde en algunas partes, tal vez sea un camino fácil o tal vez está lleno de saltos difíciles. 

¿Estás pensando en construir? Probablemente tengas una idea como, “quiero construir una terraza con un techo y un asador” o “quiero remodelar mi cocina”.

Entonces, las posibilidades de forma, tamaño, diseño y costo son muchísimas. ¿Como te puedes preparar para una obra si no conoces todos los aspectos de esta?

La auto construcción es muy común en Tijuana, México. ¿Que quiere decir esto? Tener una idea de obra y contratar a un albañil o un obrero para “que haga la obra”, esto nos puede meter en un gran lío.

¿Estás seguro que el trabajador entendió tu idea? ¿Que acabados le pondrá? ¿Está utilizando las medidas estándar? .

Proyecto y anteproyecto

Los proyectos nos dan una visión amplia de lo que queremos alcanzar, nos marcan las pautas para entender qué es lo que estamos pidiendo.

Normalmente pensamos en un proyecto y lo entendemos como “los planos de la obra”, pero va más lejos que solamente planos de distribución.

Un simple anteproyecto nos puede indicar la distribución del espacio, la altura y los acabados. También, la tecnología hoy en día nos permite visualizar de manera realista la obra finalizada.

Todos conocemos al amigo que construyó su terraza con su asador. Después conforme pasó el tiempo, se dio cuenta que su familia es muy grande y necesita una parrilla de igual tamaño que su familia.

Ahora, ¿Cómo va a remediar el problema?

Comprando un asador aparte, o derrumbando y construyendo nuevamente. El costo de demoler y construir será 5 veces mayor que el costo de un proyecto.

¿Por qué optamos por no hacer un proyecto?

Muchas veces creemos que el proyecto del “arquitecto” o el “ingeniero” será muy costoso. Tal vez, por todos los años de estudios que esto representa. Esto no es estrictamente cierto.

Usualmente los proyectos suelen ser una parte muy pequeña del costo total de la obra.

Utilicemos este ejemplo:

El arquitecto X cobra 400 pesos el metro cuadrado de proyecto.

Raúl quiere construir su terraza con asador, una terraza de 12 metros cuadrados, el costo de su proyecto (lo que cobra X) será de 4,800 pesos.

El costo de construcción por metro cuadrado (m2) en Baja California, ronda en los $ 8,000 pesos. Este número depende de los acabados y la región de la obra. Entonces, obra para Raúl será de $ 96,000 pesos.

Como resultado, el costo de proyecto pertenece tal solo al 5% de la obra.

Entonces tomando este ejemplo, ¿de que le sirve a Raúl tener un proyecto?

  • Podrá conocer el estilo de su Arquitecto.
  • Sabrá el costo exacto antes de construir (evitará vicios ocultos).
  • Logrará planear sus finanzas con anticipación.
  • Tendrá a escoger entre múltiples proveedores de materiales.
  • Hará modificaciones al proyecto previamente a la obra.
  • Tendrá una idea muy acertada de los acabados del proyecto.
  • Estará seguro que será un espacio amigable.
  • Tendrá la seguridad que el espacio será planeado para sus necesidades.
  • Tendrá la asesoría de un experto en el tema.
  • Podrá planear y acordar los tiempos de obra con el contratista.

Lo que se describe anteriormente es el valor verdadero de un proyecto arquitectónico. Normalmente aquel que hace el proyecto puede supervisar la obra para que quede exactamente como se planeó.

En Capital Arquitectura nos adecuamos a trabajar con distintos contratistas, especialmente cuando estos los escogió el cliente.

Open chat
1
Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?